lunes, 6 de abril de 2009

Desgranando el humor I: la ironía

En Pezones de Acero nos hemos propuesto el ambicioso proyecto de diseccionar el humor como si un estudio entomológico se tratase. Regado, por supuesto, con ilustradores casos reales.

Comenzaremos comentando la ironía. Se trata de un recurso en el que se da a entender lo contrario a lo que se dice. En el campo del humor se puede usar como una burla fina. ¿No ha quedado claro? Veamos unos ejemplos:

- Una muestra clara del dominio español de la ironía es el apodo de Fernando VII: “el deseado”.

- La psicología es una gran ironía, sobre todo cuando te pasan la minuta y tu sigues viendo a un urogallo más atractivo que a Miss Octubre camiseta mojada. Una de sus aportaciones arquetípicas al mundo de la ironía es el término con el que se nombra el pánico a pronunciar palabras largas o complejas: hipopotomonstrosesquipedaliofobia.

- También se pueden encontrar grandes cómicos irónicos en la iglesia. Es difícil reprimir una carcajada cuando en sus manifestaciones proclaman que están en contra de la gente que impone sus ideas. Sencillamente genial.

3 comentarios:

PaDi dijo...

Un sketch que dura más de mil ochocientos años... ¡qué grandes!

Burgomaestre dijo...

"y comenzaron con un pesebre..."

como dijo Gila.

bISHOP dijo...

Si eso, os pasais por cierto ínclito foro comunero y dejad un enlace a tan elocuente cursillo. Más de uno lo agradecerá.